Red dorsal: empresas alistan estrategias para llevar servicios

Red dorsal: empresas alistan estrategias para llevar servicios

L

a Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO) va a cambiar el mapa tecnológico de nuestro país. De negro a blanco, si se pudiera utilizar una figura para graficar la experiencia.

Un ejemplo muy claro es lo que aconteció a inicios de abril, con la firma del contrato de provisión de red acordado entre Azteca, la empresa a cargo del despliegue y gestión de esta colosal infraestructura, y Viettel, el primer operador de telefonía que la utilizará para, a su vez, proveer de comunicaciones –entre otras provincias– a Huancavelica, una de las localidades más pobres del Perú y, obviamente, muy poco conectada hasta ahora.

La explosión de actividades económicas y negocios, que generará esta ramificación de más de 13 mil kilómetros de fibra óptica que recorrerá el país, ya se deja ver incluso hoy, antes de que esté 100% lista y operativa. Día1 ha reportado la puesta en marcha de estrategias comerciales de hasta cinco empresas de telecomunicaciones que han echado a andar sus maquinarias para, tras conectarse a la RDNFO, llevar Internet, telefonía, televisión por cable y toda una serie de servicios que la red permite entregar hasta los rincones más apartados del Perú. Las peruanas Netline y Fiberlux se cuentan entre ellas, además de las transnacionales GTD, AT&T y Liberty, entre otras firmas.

“Estamos corriendo porque la demanda por Internet de calidad en provincias va a ser cada vez mayor, más aun con el crecimiento de la red dorsal, que va a cambiarlo todo”, destaca Álex Ternero, gerente general de Fiberlux. El objetivo de su compañía es sencillo pero ambicioso: cuando esta conexión llegue a las ciudades del interior, una serie de residentes y empresas demandarán servicios vinculados de gran velocidad, y Fiberlux tendrá que estar allí para ofrecerlos.

Por ello, la firma está tendiendo sus propias redes metropolitanas de fibra óptica en Abancay, Arequipa, Cusco, Puerto Maldonado, Puno, Juliaca y Tacna, y su propia dorsal entre Lima y Desagüadero, invirtiendo en ello hasta US$25 millones, todo con el objetivo de estar en provincias cuando el tronco de la RDNFO lleve sus puntos de conexión hasta las puertas de las principales ciudades del interior.

“La idea es engancharnos a estos puntos de conexión que lleve la RDNFO para, desde ahí, conectarnos y suministrar de redes al resto de provincias”, explica Eduardo Zagazeta, gerente general de Netline, otra de las empresas que está tendiendo su propia cobertura en el interior.

Netline tiene previsto trabajar en Moquegua, Arequipa, Huancavelica, Piura, Trujillo y Chiclayo. Invertirá entre US$1 millón y US$5 millones en la instalación de cada una de estas redes metropolitanas. Y en paralelo, concursará en la licitación para conectar a los gobiernos regionales de Lima e Ica, para lo cual se asociará vía consorcio con una firma nacional o extranjera, pues precisa de US$100 millones para llevar adelante estos proyectos, en caso los ganen.